Si ya conoces las ventajas que supone para el hogar la instalación de toldos en Leganés, es conveniente que domines asimismo algunos consejos para su mantenimiento. De esta manera, además de prolongar su vida útil, conseguirás rentabilizar la inversión inicial.

Una vez efectuada la instalación de toldos en Leganés, lo primero y principal es tener claro que su cuidado empieza por una buena limpieza. Hacer un cepillado regular de la lona y del esqueleto del toldo es vital para evitar la acumulación de polvo y suciedad. Por otro lado, es muy importante que elimines las manchas lo más rápido posible desde el momento en el que se producen. En un primer estadio, podrás erradicarlas fácilmente tan solo con agua y jabón. No emplees productos más agresivos como lejías o detergentes, puesto que podrían alterar los colores del tejido, así como sus propiedades impermeables. Un truco casero para conservar el color más tiempo es añadir un poco de vinagre al agua que utilices para el aclarado del toldo.

Además de la limpieza, es esencial que evites en la medida de lo posible exponerlo a situaciones climatológicas adversas. Nieve, granizo e incluso fenómenos más suaves como la lluvia o el aire podrían romperlo si permanece mucho tiempo bajo sus efectos. En este sentido, es muy importante que nunca recojas el toldo mientras permanezca mojado, pues podría dar lugar a la creación de focos de moho y óxido.

Por último, y como es lógico, nunca fuerces la apertura o cierre. Si hay algo que obstruye el mecanismo, lo mejor es revisarlo e incluso contactar con un especialista si somos incapaces de encontrar el problema.

Si tienes alguna duda, no dudes en contactar con nosotros. En Roama nuestro equipo de especialistas está a tu servicio para ayudarte a mantener tu toldo el máximo de tiempo posible.