C/ Puerto de Arlabán, 111 Puente de Vallecas-San Diego 28053 Madrid -

Actualidad

23/10/2017

Un viaje por la historia de los toldos

Un viaje por la historia de los toldos

La instalación de toldos en Leganés es un grandísimo recurso para protegerte de los rayos de lsol en casa, principalmente durante los días más soleados y calurosos del año.

Es fácil encontrar una buena empresa dedicada a la instalación de toldos en Leganés en la actualidad, capaz de aumentar el bienestar y el confort en tu hogar. Pero ¿alguna vez te has llegado a preguntar cómo eran las cosas antes?

Según parece, los toldos surgieron en los mercados y bazares de Oriente Medio y África, a fin de mantener fresco un ambiente donde el calor es intensísimo. Estos primeros toldos se fabricaban principalmente con las pieles de los animales más abundantes de aquellas zonas y fueron una solución ideal para aquellos pueblos antiguos.

Debemos viajar algunos siglos en el tiempo para observar la primera gran estructura que hizo uso de los toldos: fue durante la Roma imperial, cuando se construyó un majestuoso toldo retráctil que se podía desplegar sobre el gran Coliseo romano. Construido con madera, lino y cuerdas, este toldo (mejor conocido como “velarium”) nos recuerda y mucho a los estadios cubiertos que tanto se construyen en la actualidad.

Ya en el siglo XIX comienza a hacerse un uso más generalizado de toldos y pérgolas en las viviendas de las sociedades occidentales. Hablamos de unos toldos con una estética muy particular, cuidada y atractiva, ya que estas estructuras, que se colocaban principalmente en las fachadas de viviendas bajas, hacían uso de filigranas, bolas y puntas de lanza para sus copas y postes metálicos.

A finales de siglo encontramos un enorme avance en el mundo de los toldos: se inventan los toldos proyectables en EE. UU. Desde entonces, el uso de los toldos no ha dejado de aumentar, y la técnica ha permitido la aparición de los toldos automáticos actuales.

Si buscas toldos de calidad a buenos precios en Leganés, contacta con nosotros en Roama.